Arqueología

La documentación en 3D del patrimonio histórico y cultural es una tendencia al alza en numerosas instituciones científicas y educativas, con distintas finalidades. Por un lado la catalogación digital de las piezas y restos arqueológicos permite tener un respaldo en tres dimensiones en caso de destrucción o robo. Por otro, permite el estudio a distancia de los objetos sin tener que manipularlos físicamente, en caso de que se trate de piezas delicadas o de que por cualquier otro motivo no puedan moverse de sus lugares de procedencia.

Así mismo gracias al escaneado en 3D se pueden examinar al detalle las piezas halladas en excavaciones arqueológicas, ayudando a los investigadores a descubrir nuevos datos que de otro modo no sería posible.

Mediante la impresión 3D se pueden reproducir réplicas exactas de los objetos originales, por ejemplo con fines didácticos, para manipular directamente piezas históricas o artísticas que de otro modo solo podríamos ver detrás de una vitrina, o para realizar exposiciones itinerantes sin riesgo de dañar los originales.

Así mismo un escáner láser terrestre o aerotransportado pueden utilizarse para documentar geográficamente yacimientos arqueológicos.

Aplicaciones