Arquitectura

En arquitectura, el 3D es especialmente valioso para el modelado BIM, la obtención de modelos AS-BUILD y la catalogación de edificios historicos.

La tecnología 3D está revolucionando y facilitando los métodos de trabajo tradicionales de la arquitectura. Un escáner láser puede ser una herramienta topográfica de última generación, con la que obtener nubes de puntos que pueden traducirse en un levantamiento hiperrealista de un terreno o de un edificio. Su uso combinado con cámaras fotográficas de alta resolución permiten añadir más información al modelo y hacer más comprensible su interpretación, además de documentar la información con un alto grado de detalle, tanto de interiores como de exteriores.

El grado de precisión es suficiente como para tener un respaldo digital y tridimensionales de objetos o superficies que van a desaparecer. Además es un método sin contacto y por tanto poco agresivo, por lo que es idóneo también para restauraciones delicadas.

A día de hoy la mayoría de estudios de arquitectura siguen trabajando con representaciones bidimensionales sin deformaciones, como base para hacer los planos. Sin embargo con los datos en 3D se pueden hacer todas las representaciones en 2D que hagan falta, además de plantas, secciones o vistas, que son a su vez exportables al software CAD. Ello permite detectar a tiempo errores de diseño o planificación, favoreciendo un ahorro de costes y de tiempo.