Automoción

En el ámbito de la automoción el 3D ofrece soluciones para diseño conceptual, moldes y matricería, control de calidad automatizado en linea e I+D y ensayos de impacto.

Los bocetos a lápiz y el modelado manual en arcilla siguen siendo pasos importantes en la primera fase del diseño de un vehículo. Gracias al escaneado 3D ese primer boceto se puede ahora trasladar de forma exacta al software de diseño. Además, permite ahorrar tiempo y esfuerzo, ya que solo hace falta hacer físicamente una mitad del diseño, y el software se encargará de duplicar la otra mitad.

Por otro lado, gracias a la metrología óptica se consigue una inspección de calidad excelente y precisa, tanto de las piezas fabricadas como de las herramientas utilizadas en el proceso de producción, facilitando en todo momento una alta calidad del producto fabricado.

Así mismo el escaneado 3D es una alternativa viable para la creación de réplicas de piezas cien por cien fieles a los modelos originales, mediante ingeniería inversa para la fabricación de moldes, o mediante prototipado rápido combinado con una impresora 3D. Esto es especialmente útil por ejemplo para situaciones en las que no se disponga de la suficiente cantidad de piezas originales.

Aplicaciones