Medicina

Son múltiples los ámbitos en los que la utilización de un escáner 3D resulta de gran utilidad en medicina. Al ser una tecnología que permite obtener información del paciente sin contacto físico, se eliminan posibles interferencias en la medición, y resulta adecuada para confeccionar órtesis y prótesis, con tan solo escanear durante unos segundos la parte del cuerpo donde se vaya a actuar. Hay veces en las que el contacto con el cuerpo del paciente no está permitido, como en el caso de quemaduras.

Normalmente las mediciones corporales se derivan de moldes o impresiones negativas, que se deben transportar de la clínica al laboratorio. Con un escaneado 3D los datos se obtienen de forma instantánea y con una precisión total.

Así mismo para la medicina y cirugía estética permite tomar como referencia una parte del cuerpo, como por ejemplo una oreja o la mitad de una nariz, para elaborar prótesis lo más parecidas que sean posibles a la fisonomía del paciente. Además se pueden hacer simulaciones antes de hacer una intervención real sobre el paciente, mostrando el antes y el después.

En el ámbito nutricional el escaneado 3D es útil para tomar medidas antes y después de los tratamientos, para observar con más detalle los cambios físicos del paciente, por ejemplo ante un plan de adelgazamiento.

Aplicaciones