Patrimonio

Para la conservación del patrimonio histórico, artístico y cultural el escaneado en 3D supone un poderoso aliado. Por un lado permite la catalogación digital de los elementos con todo detalle, desde una pequeña pieza artística hasta una construcción completa, como por ejemplo un castillo. En caso de que este patrimonio se pueda deteriorar o extraviar, es bueno contar con una representación exacta en tres dimensiones, que además también puede ser muy útil para utilizarla como guía en trabajos de restauración.

Así mismo, para la difusión de contenidos y en el ámbito educativo supone otro aliciente muy útil, ya que permite ver las obras como si las tuviéramos delante de nuestros ojos, ya sea mediante una pantalla o imprimiendo réplicas en 3D, aportando de ese modo más y mejor información que la que nos puede dar una fotografía en 2D como las de los libros de texto de los colegios.

Aplicaciones